Fin de semana.

En mi casa, los días de fin de semana se distinguen del resto de días por el silencio. Los sábados y domingos aquí no habla ni se mueve nadie. Es más, mis perros que son inaguantables todos los días, por sus pataletas,  los días de fin de semana lo pasan tumbados en el mejor lugar para este menester y en silencio. Y digo yo, no será que ellos también están deseosos del fin de semana y lo aprovechan para descansar y poner sus cosas en orden?

Para que creen Vds. que se inventó el descanso de fin de semana. Cuando se creó el Mundo, Dios no descansó. Lo del descanso semanal es un moderno invento que a todos nos gusta. Yo he conocido tiempos en que el sábado y domingo eran laborables con los mismos derechos que un lunes, sí, soy mayor, y no pasaba nada. Recuerdo que, de jovencito, trabajaba de forma regular y natural siete días a la semana, de sol a sol, y cobraba 6 pesetas diarias, un euro de ahora y mucho antes se pagaba con sal y se inventó la palabra salario. Ya digo, soy mayor.

Tampoco había otra cosa mejor que hacer. Todas las cosas que ahora usamos, como si siempre hubieran existido, no existían. Piense un momento, si puede, que no tenemos teléfono móvil ni fijo,  televisión, radio, coche, RR.SS para enviar besos y abrazos por doquier, etc. Mi primera bicicleta la compré, con mi dinero, 995 pesetas, cuando tenía 16 años y nunca fui tan feliz como aquel día. Estuve todo el día pedaleando, dando vueltas, sin bajar de mi bicicleta. Fue un deseo, muy deseado, cumplido con mi esfuerzo personal, por eso me hacía tan feliz.

De lo que nos ocurre ahora, ni mil quinientos millones de palabras, Vds. lo conocen mejor que yo.

Tengan un hermoso día

En mi Quita 3-10-2021

Se terminó el veraneo

Hoy me apetece ‘ocuparme’. He dado por terminado el veraneo. Para mí, veraneo  es estar en un lugar fresquito, diferente al habitual,  todo el verano.

Los últimos días he terminado de leer dos libros de la Luna, ‘Las mil caras de la Luna’ y ‘El libro de la Luna’ y tengo un cacao y empacho de Luna que para qué. No, no voy a escribir ni una letra de la historia de la Luna a pesar de ser un satélite, el nuestro, apasionante. Piense que pasaron miles de millones de años sin que nadie la mirara. Nació cuando nació la Tierra y la Tierra estuvo miles de millones de años sin habitantes, sin mirones, y ahora, desde el año 1609, que se inventó el telescopio, tiene mirones en todos los lugares. Uno de ellos soy yo.

La historia del telescopio es sumamente interesante. El telescopio, como todo que crea el hombre, ha sufrido mejoras desde el año 1609 que se inventó hasta nuestros días. El más potente se encuentra en Hawái en el monte Oumuamua.

Desde el principio del telescopio,  el hombre que ha mirado la Luna, o Marte, ha creído ver cosas que luego resultaron equivocadas. Recientemente, hace unos años, en el más potente telescopio, el instalado en el monte Oumuamua de Hawái, una noche, el astrónomo que operaba el telescopio, detectó lo que creyó ser un objeto extraterrestre orbitando alrededor del sol, a 150 millones de Km. Gran revuelo científico. La  ciencia había descubierto el primer objeto extraterrestre. El resultado final, con gran decepción científica, resultó ser un pedrusco con un tamaño de dos campos de futbol.

Lo mismo ha estado ocurriendo desde que existe el telescopio. Los astrónomos que los han manejado, cada vez, con mejores telescopios, en su afán en ser los primeros ‘en descubrir’  han estado viendo lo que no existía, engañándose ellos y a nosotros.

Esta engañina que se ha mantenido desde siempre, termina cuando la NASA decide enviar hombres a la Luna. Para elegir el punto de alunizaje de su primera nave tripulada envía otros vehículos a orbitar la Luna y a cartografiarla para elegir el mejor lugar. Eligieron para alunizar el Mar de la Tranquilidad y se terminaron para siempre los misterios, la Luna se conoce ahora como la palma de la mano.

Repito, ya lo he comentado en un relato anterior, a la Luna la van a dotar de tres satélites de comunicaciones orbitando alrededor de ella y GPS.

Tengan un hermoso día.

En mi Quita 01-10-2021

En www: blog de pepe arnau

Relato de otoño

El verano que comenzó siendo un zagal, creció, se hizo zagalón y el 15 de agosto, ya hombre, nos obsequió con 46º. Esto, lo que estoy contando, hace pocos días que ocurrió, y  ya es historia. El verano ya ha caducado, y nace el otoño. La pasada noche tormenta y lluvia con aparato eléctrico. Esta mañana sol y ambiente limpio y transparente.

Ando bastante distraído y hace muchos días, muchos, que no escribo ni a los Reyes Magos.  Este año, por un montón de razones decidí tomar vacaciones, las merecía. Ni lecturas serias. Si a acaso alguna revista de artículos cortos. La televisión no la he conectado ni un solo día. Mientras los días eran largos, que lo eran, cuando anochecía, ya habían pasado las noticias, los deportes y el tiempo. Además, a esa hora, fuera de la vivienda es el mejor lugar para estar.

Si he dedicado mucho, mucho, tiempo a andar, tomar el sol por la mañana hasta la hora que lo permitía y a meditar. Lo de meditar no tiene horas, cualquier hora y lugar, si te gusta, o tienes necesidad, es buena.

Tengo una higuera grande y de tupida sombra, que es un lugar atractivo para descansar, estar fresquito y silencioso para meditar. En este lugar he librado grandes batallas. Es el lugar de mis batallas.

Por la noche, la noche que hay Luna y las nubes lo permiten, dedico horas a mirarla con un telescopio. Me han regalado un telescopio que ya hubiera querido tener Galileo. No sé si lo merezco. La Luna la veo cien veces más grande que sin él y no dejo de maravillarme. Aunque conozco, por mis lecturas, que la Luna carece de oxígeno, agua, aire, presión atmosférica, nubes y viento y por el día hace un calor insoportable, las noches son gélidas y que es imposible que en este lugar exista vida, a pesar de todo y fuera de toda lógica, escudriño ‘los mares’ de la Luna, todas las noches, con la esperanza de encontrar una competición de vela y un solitario velero surcando sus ‘aguas’.

Lo mismo hago con las ‘playas’. Aunque allí es día y un calor insoportable para los terrícolas, no tiene por qué ser necesariamente igual para las selenitas que es lo que intento encontrar. En la Tierra existen mil formas de vida y en todos los lugares. Porqué en la Luna no puede ocurrir lo mismo. La esperanza es lo último que se pierde, como cuenta la historia de Pandora.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 21-9-2021

Cambio a lo grande.

 Conocen, por mis relatos, lo interesado que estoy con el futuro y los problemas que, sin duda,  encontraremos en la conquista de Marte y la Luna. Y de Venus, que ya han comenzado a manipularlo varias Naciones, de momento no digo nada pero va a ser muy fuerte.

Tanto Marte como la Luna, actualmente, carecen de actividad, sin vida. A pesar de los cráteres que se encuentran en su superficie producidos por su actividad volcánica, en la actualidad ésta ha desaparecido. Parece que el poco hierro que, en su formación, cuando se encontraba incandescente, alcanzó el centro de Marte y la Luna se solidificó  hace millones de años y en consecuencia, carecen de campo magnético y de actividad volcánica.

En ninguno de los dos, a pesar de las bajas temperaturas nocturnas, puedes encender fuego para no morir de frío, o, permitanme la broma, prepararte unas ‘patatas fritas con conejo y pimientos de bola’, no hay oxígeno. La temperatura de la Luna, por el día, +214º y por la noche -184º. Marte, de media tiene -50º.

Como la Naturaleza es sabia, es lo más sabio que existe, nuestra existencia comenzó en la Tierra, único lugar donde podíamos vivir y, por tanto, para vivir en otro lugar tendría, la propia Naturaleza, que modificarnos. No crean que no existen teorías de cómo podríamos ser modificados, que las hay. Una de ellas, la que más me llama la atención por, aparentemente sencilla, es que nos alimentáramos del sol, como hacen las plantas aquí, en la Tierra, pero tropezamos con lo mismo, además de complicado, necesitamos oxígeno para la fotosíntesis.

Aunque la Naturaleza nunca tuvo prisa a la hora de modificar, si entiende que debe hacerlo no se anda con rodeos. Imagine cuando nuestros antepasados hacían el amor medio de espaldas, la nena de espaldas al nene y los 6.000.000 de años que tardó en modificarlo para que pudieran hacerlo de cara….. y no me digan que no era importante.

Otra, y esta si es gorda, cuando la Naturaleza tuvo que decidir, cómo hacer, para que tuviéramos una  cabeza bien gorda que pudiera albergar todo nuestro centro de control y más maquinaria, tuvo que decidir entre hacer el canal de parto más grande, que después de pensarlo lo ignoró, porque era un disparate, o que naciéramos prematuros, por el canal de parto, el posible que diseñó, con la cabeza más pequeña. Tiempo tendría para crecer.

Y así nacemos, prematuros, y tan prematuros que necesitamos un año para poder andar.

En mi quinta 12-06-2021.

El tiempo y la Luna.

Estarán de acuerdo conmigo, el tiempo se encuentra muy enfadado, pero no me refiero el tiempo de hoy, que también, sino al mal tiempo que venimos arrastrando y sufriendo desde principio de año. La primavera parece, por lo que hemos sufrido durante toda la estación, que  se ha dado la vuelta a la chaqueta, y en vez de hacer, como ha hecho siempre, presentarse con una enorme sonrisa, se ha presentado como si el sol no existiera, triste, sin sol y ventosa. Y de lluvias…lo de abril aguas mil, eso era antes de antes.

Y no siempre la tecnología tiene ventajas. Recuerdo que después de un día de perros me iba a la cama con un pensamiento animoso, pensando que….a lo mejor mañana hace un hermoso día y me conciliaba con el sueño envuelto, a modo de sabana invisible, con este placentero pensamiento.

Ahora es que es la leche. Medimos todo lo medible, desde la superficie de la tierra hasta ‘to lo alto’ de la atmósfera: humedad, temperatura, presión atmosférica, dirección del viento y etc. etc. y además vemos, nos enseñan, las borrascas, las bajas presiones, y la fuerza del viento que transforma una tranquila nube, sin aspiraciones a mayor, en borrasca, pues eso, que este conjunto de informaciones no nos permite  pensar que, a lo mejor mañana hace un día hermoso, porque sabemos, con seguridad, el número de días que tendremos con tiempo asqueroso.

Otro gallo nos cantara si siguiéramos pensando que en la Luna viven selenitas y marcianos en Marte.  Aunque considere, porque no puede ser de otra manera, que la Ciencia es imprescindible para nuestra vida y desarrollo, también es una quita ilusiones.

Antes de antes, cuando el mundo entero creía que en la Luna había habitantes, era un lugar ideal para imaginar y así fue hasta la aparición del telescopio y éste se hizo mayor y vimos la Luna real.

Ahora otra vez se activa la imaginación con las actividades que se van a producir. Terrícolas viviendo en Marte y la Luna, a pesar de todas las dificultades.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 07-06-2021.

’Porqué el espacio huele a barbacoa’’.

Ayer terminé de leer el libro ‘’Porqué el espacio huele a barbacoa’’ y otras preguntas que sólo un astronauta puede responder.

A lo largo de 297 páginas, el astronauta, y autor del libro, contesta a 293 preguntas que sólo él puede contestar. Como lector puedo decir lo que he sentido, y vivido, porque yo he viajado con él, los 186 días que estuvo en el espacio, orbitamos la Tierra 2.890 veces y recorrimos 123.206.400 Km a 27.000 Km por hora y aterrizamos, después de 186 días dando vueltas a la Tierra, a 150 mt, del punto de lanzamiento.

Aunque en este momento de la historia estas travesuras nos parezcan normales, o se hacen normales por repetitivas, cada día, como quien dice, leemos nuevas travesuras, mas ‘difícil todavía’.

No conozco las dificultades que la Ciencia tiene que superar en los próximos retos que llenan su candelario de travesuras. Viajar a Marte, crear una colonia de terrícolas en su superficie viviendo, de forma permanente, en una atmósfera fabricada artificialmente, porque Marte no tiene, ni puede tener, atmosfera por su baja presión atmosférica. Otra travesura es pretender  que, los terrícolas, tengan descendencia para crear una colonia de marcianos. Y lo  mismo, o casi, tratan de hacer en la Luna, con una presión atmosférica muy inferior a la de Marte, pretenden que terrícolas vivan permanentemente en ella.

Lo que termina de leer, si lo hace ‘a la ligera’, sin pensar más allá, le parecerá cualquier cosa, una cosa más de la Ciencia. Si retrocede su imaginación y la fija en el punto en el que nadie que navegaba sabía en qué punto, o lugar, se encontraba dentro del mar y lo compara con la actualidad comprenderá lo que hace la Ciencia. La Ciencia ha diseñado un conjunto de líneas imaginarias que permiten situar con exactitud un lugar en la superficie de la Tierra. En el espacio, el telescopio, el radiotelescopio y los grandes telescopios han hecho posible que conozcamos ‘al dedillo’ el espacio cercano. El lejano, con telescopios espaciales y mediante radares y rayos X conocemos la composición de otros planetas.  También se ha cartografiado  en Alta Definición (HD), el planeta Marte como se ha hecho con el planeta Tierra que conocemos hasta en los más mínimos detalles.

En la Luna se va a construir una red de comunicaciones, propia, mediante la instalación de varios satélites para las comunicaciones entre los Centros de Operaciones de la Tierra y la Luna e internas entre los futuros habitantes de la Luna y éstos con  los de la Tierra. También se instalará un sistema G.P.S.

Se imaginan en la Luna, un satélite ‘sin chicha ni limoná’, aunque sea único y nuestro, con una red de satélites, más de tres, puestos en órbita desde la Tierra.

Imagine la Tierra en su órbita y la Luna ‘enredando’ con la suya alrededor de la Tierra.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 05-06-2021

Viajaremos a Marte?

Antes que Galileo Galilei inventara el telescopio la Iglesia pensaba que todos los planetas, incluido el sol, estaban habitados. No se entiende que la Iglesia, cuando Galileo inventó el telescopio, se negara a ‘mirar’ el Universo a través de él.

De entre todos los planetas ‘habitados’ los que más pasiones levantaron fueron, por su cercanía, Marte y la Luna. La existencia de canales construidos por ingenieros marcianos despertó el interés y la imaginación de los imagineros terrícolas. Se escribieron libros, se realizaron películas y se hicieron transmisiones radiofónicas dando cuenta de la invasión de la Tierra por imaginarios marcianos. Lo más curioso, muchos lo creyeron.

La luna, hasta que apareció el telescopio, tenía mares, maravillosas playas,  grandes montes y sí, estaba poblada de selenitas, todos rubios/as, altos y muy delgados. Seguramente, por la misma razón, a la vista de lo ocurrido con el astronauta que por primera vez visitó la Luna, en el año 1969, que debido a su baja presión, 1.62, el visitante a pesar del pesado equipo que portaba flotaba.

En la Tierra, con una presión de 9.8  además de ser, comparativamente chaparros comparados con los imaginarios selenitas, nos mantiene pegados al suelo con una presión de 17.500 kilos y no nos aplasta gracias a nuestra presión interna que contrarresta la presión atmosférica,  pero bueno, son cosas de la evolución.

Marte con una presión atmosférica de 3.7, sus habitantes, cuando los tenga, para mantenerse en contacto con el suelo, tendrán que ir equipados con un traje de buzo o piedras en los bolsillos

Con la llegada del telescopio y las mejoras que, rápidamente, se realizaron en él, se descubrió que la Luna carece de atmósfera, no tiene aire y es inhabitable, y se fue deshaciendo el sentimiento de vecindad que, hasta entonces, disfrutábamos.

Actualmente, siempre ocurre, la imaginación se encuentra más desarrollada que la tecnología y, en este sentido, varios gobiernos, no sólo el de EE.UU y Rusia, y grandes Empresas, tiene sus ojos puestos en el desarrollo de ciudades habitadas en Marte y la Luna. Se estima que en 2030 ya habrá habitantes en Marte.  Primero, imagino, viviendo en hogares UVI y después, si consiguen modificar la atmosfera de Marte, en ciudades increíbles. Y…., ahora, si les parece, ponemos los pies en la tierra.

Lo leído hasta aquí lo escribí el jueves 27 de Mayo. El viernes lo dediqué a investigar para conocer mejor el Gas Metano. Si no hay Gas Metano en Marte, no hay vida y si lo hay, hay que comprobar qué lo produce. El viernes, en el telediario de las 21 horas, Antena 3, daba la noticia de que se va a construir una ciudad en Marte.

El sábado y el domingo los dediqué a la búsqueda de la noticia en la prensa y también en  su sección de ciencia y tecnología sin conseguirlo. Busco en YouTube y encuentro información de la construcción de una ciudad que supongo la noticia de A-3.

Nada que ver con nuestras ciudades. La ciudad que proyectan construir tendrán viviendas de 32 m2 que la utilizaran  para dormir y poco más, y una gran casa, para no sé cuántos habitantes, donde se encontrarían el Restaurante, Centro Cultural, Gimnasio, Parlamento y otras Entidades Comunitarias. Nada de hacer comida en la vivienda, qué disparate. Parece que todo apunta a que la comida será como aquí, que ya estamos acostumbrados, verduras criadas en invernadero propio, comunitario, y las proteínas tienen previsto conseguirlas mediante la crianza de insectos. Buen recuerdo guardarán de los chuletones de Ávila y el jamón ibérico de Jabugo.

Me parece muy buena idea. La ciudad silenciosa y no contaminada para dormir, y el ruido y otros contaminantes, bajo control. Pura imaginación.

Aunque la idea que se maneja actualmente es que los terrícolas que se aventuren a ir a Marte, no tendrán posibilidad de volver a la Tierra, creo que no ocurrirá así. Los OVNI nos están visitando desde siempre y aparecen y desaparecen como una centella.

Los que no crean en los OVNI, que los hay, deben dar una vuelta, on line, por las pinturas rupestres existentes en una cueva que fue vivienda de nuestros antepasados en África. Las Cuevas Rupestres de África. En algunas pinturas aparece un diminuto ovni en el fondo, en la lejanía, pero hay una pintura, que toda ella, ocupa a un Platillo Volante y un astronauta equipado con un deposito a la espalda que yo, que he nacido 40.000 años después de ser pintado, imagino de oxigeno u otra gas que necesitara el extraterrestre para vivir en este mundo.

Los OVNI aparecen y desaparecen en el cielo de todo el mundo y siempre nos sorprenden por  la rapidez que lo hacen. Desaparecen después de permanecer estáticos en el cielo, todo el tiempo que ellos deciden. Pueden viajar más lento que un gato de yeso o más rápido que un relámpago y, además, no hacen ruido y  se ríen de sus perseguidores, nunca los alcanzan porque se desintegran y desaparecen, se hacen invisibles a su perseguidor.

Tienen la facilidad de aparecer, cuando se integran y desaparecer cuando se desintegran y volar, cuando es necesario, a la velocidad de la luz.

Los aficionados a leer temas de Tecnología y Ciencia saben que los objetivos de la Humanidad, para los próximos años son muchos. Los que recuerdo en este momento son ‘internet de las cosas’ y el desarrollo del Teletransporte.

La luz con la que vemos las cosas es una frecuencia dentro del espectro de ondas producidas por el sol que el mundo científico llama ondas visibles porque estas ondas, por su frecuencia, son detectadas por nuestro receptor, los ojos. Tenemos otro receptor, éste de frecuencias bajas, 50-12,000 c/s, el oído.

Mediante la frecuencia apropiada y satélites se puede establecer de forma permanente, un enlace que haga de  trasportador de información, entre dos puntos del espacio, en este caso entre la Tierra y Marte, se encuentren donde se encuentren, cualquier punto de su órbita de traslación alrededor del sol. Estoy firmemente convencido que, en algún momento, el transporte, todo el transporte que se haga en este y otros mundos, se realizará por medio del teletransporte. Hacerlo como lo estamos haciendo, desde que el mundo es mundo, es un disparate, aunque sea lo que tenemos.

Lo más complicado, aunque los OVNI lo tienen solucionado, es descomponer el objeto a teletransportar en átomos y codificarlos de forma segura para teletransportarlos a un nuevo destino y una vez en destino volver a componerlo automáticamente. La codificación segura de datos la estamos utilizando en las comunicaciones desde que se inventó el código binario de ceros y unos.

Pasen un hermoso día.

En mi Quinta 31-05-2021

En Marte

Hoy comienzo mal. Esta noche he soñado que vivía en Marte y muy mal, he estado todo el sueño masticando arena.

Los días en Marte son, prácticamente, igual de largos que en la Tierra y los años son el doble de largos. La posición de Marte en el espacio está mucho más alejada del Sol que la de la Tierra. Mientras que la Tierra tarda 365 días en recorrer su órbita alrededor del sol, Marte tarda cerca de 700 días terrestres. Este dato, en mi caso, no tiene mayor recorrido y termina aquí. Ahora, en Marte, tendría 45 años y, aunque puedo, no quiero imaginar.

Marte fue cartografiado en HD desde el espacio y su superficie se conoce ‘al dedillo’. En el hemisferio norte terreno llano, todo llano, y en hemisferio sur cráteres, mucho cráteres y algunos con alturas superiores a  20 Km. Se cree que la baja presión en la superficie de Marte facilito que algunos cráteres alcanzaran esta altura.

Marte es el lugar perfecto para vivir un romance, tiene dos lunas, Febos y Deimos. Como Marte, antes y después de que apareciera el telescopio, ha sido el planeta rojo más misterioso que existía y sobre el que se vertieron más fantasías, imagino que en previsión de lo que pudiera ocurrir capturó dos lunas.

Cuando pienses que debes ir a Marte, piensa también que allí no hay mares, ni gambas, rodaballos, centollos, atún rojo, etc., ni plancha, ni oxígeno para prender la barbacoa. Si te decides a ir te recomiendo que te hagas un nudo en el estómago y tu ánimo se prepare para comer comida imaginativa y misteriosa y beber tú propia orina después de sufrir un fuerte lavado.

Mientras esta situación arruina tu viaje olvida las cañas, bolitos o claras de cerveza muy fría como aperitivo antes de las comidas. Y no quiero hablarte de ‘mojitos’ o gin-tonic para la sobremesa.

Lo peor, sí, siempre hay algo peor por peor que éste sea. Olvida que tenías coche, de Marte no puedes volver.  Esto sí es una putada. Y otra putada es que tu gran ilusión de ser ‘de los primeros que fueron a Marte’ está desapareciendo, empujada por el sacrificio.

 Otra de las cosas que debías estudiar es si no sería mejor esperar a que se organicen los viajes a la Luna, más que nada por su aproximación a la Tierra 384.400 Km. frente a los 54,6 millones de Km. a Marte.

Si eres amante de cosas nuevas y la tecnología, como imagino, habrás visto que la prensa de hoy, ‘EL MUNDO’, publica una noticia importante para los futuros habitantes de la Luna, que supongo conoces. Pero, por si no lo conoces, te digo que se está trabajando para poner en órbita de la Luna una serie de satélites para facilitar las comunicaciones entre la Tierra, los habitantes de la Luna y  entre ingenios electrónicos instalados en la Luna con base de operaciones en la Tierra. Y no te pasmes, van a instalar un GPS lunar. Sí, lo sé, es muy fuerte. Y más….tener Internet y  las Redes Sociales en la Luna será pan comido.

De las viviendas, que  ya se encuentran fabricadas, no te cuento como son por surrealistas.

Pasen un hermoso día.

La colonización de Marte

Antes de escribir ‘cosas de marte’, voy a  despotricar un pelín y comprobar si me tranquilizo.

 Antes que nada decir que Marte, por su cercanía, su color rojo y ser visible a simple vista siempre ha sido el planeta ‘novio’ de la Humanidad’. Todos los que hemos tenido la suerte de poder mirar la Luna con los pies en la tierra, también hemos mirado al planeta rojo y lo hemos hecho siempre con una mirada interrogante, era un misterio.

Cuando Galileo, ante las dificultades para ver y observar el firmamento, se le ocurrió construir el primer telescopio, en 1609, de forma artesanal, con 20 aumentos, con el que podía ver las estrellas,  la Luna y Marte, fue una revolución para todos los Astrónomos, que hasta este momento sólo eran mirones que no veian, fue una revolución, excepto para la Iglesia. Los eclesiásticos se negaron a mirar por el telescopio de Galileo.

A partir del telescopio de  Galileo se fue avanzando en el alcance y mejorando la definición pero, hasta que llegaron estas mejoras, la imaginación avanzaba más rápida que la visión, veían lo que no existía dando lugar a fantasías como los canales artificiales construidos por marcianos que la imaginación  ‘veía’ más inteligentes y más feos que los terrícolas.

Cuando los terrícolas de la época consideraron que todos los secretos visibles de Marte habían sido  descubiertos por el telescopio, que nació silencioso, en su deseo de seguir investigando para conocer qué decían, o como se comunicaban los imaginarios marcianos, el hombre inventó el radiotelescopio.

El primer radiotelescopio se construyó en 1937 con una antena de 9 metros de diámetro y su objetivo era escuchar las transmisiones de otras posibles civilizaciones residentes en otros planetas.

En la actualidad, es de sobra conocida la evolución del telescopio. No solamente por los centros de observación, cada día más potentes, instalados en el mundo, sino la posibilidad de conexión entre ellos sumando sus capacidades de observación. Modernamente, gracias al desarrollo de la tecnología, enviamos el telescopio al espacio en busca de nuevos mundos que ‘miramos’  y fotografiamos, desde el mejor punto de observación, como el telescopio espacial Hubble, puesto en órbita el 24 de abril de 1990, que se encuentra orbitando fuera de la atmósfera terrestre. Le seguirá, siempre para mejor, el James Webb actualmente en construcción.

Desde el punto de vista de su posible colonización por nosotros, los terrícolas, las condiciones atmosféricas que siempre se han dado en la Tierra para que apareciera la vida que conocemos no se dan en Marte. La proporción de gases de la atmosfera marciana son completamente diferentes a la Tierra. La carencia de mares regulatorios en Marte hace que la temperatura del día y la noche tenga grades diferencias y las tormentas de polvo son frecuentes y con periodos de actividad muy largos. Estas tormentas de arena, de tan larga duración, afectarían a los sistemas de generación y almacenamiento de energía eléctrica si va a ser producida por el sol. El agua, hay poca, salada, congelada de difícil utilización.

Una nave espacial sobre la superficie de Marte entró en  ‘hibernación’,  durante meses, por una tormenta de polvo que cubrió la superficie de sus placas solares haciendo imposible la recuperación de su batería durante este tiempo.

Conozco, sólo bocetos, de algunas ideas que se encuentran en fase desarrollo para, si llegara el caso, trasladar a Marte, que en mi particular modo de ver son de una gran complejidad y una duración de ‘para siempre’ de difícil mantenimiento. Por ejemplo, ensayan, aquí en la Tierra, una  vivienda y la agricultura herméticamente protegida que la tecnología está experimentando en una atmosfera artificial similar a la de Marte.  El riego seria por nube de agua atomizada, siempre la misma, que durante el día se evaporaría y durante la noche se recuperaría y el sol se conseguiría con diodos led que ya se utilizan en algunos invernaderos de la Tierra.

Sí, siento pavor cuando pienso que soy un novato en estos temas y estoy comentando el éxito de un proyecto en el que han participado miles de genios de diferentes disciplinas. Hago estos comentarios con mis miedos y alegrías celebrando los éxitos de nuestra especie y lamentando sus fracasos.

Estas son algunas de las razones, hay muchas más, por las que creo que vivir en Marte y desarrollarnos como marcianos seria a base de múltiples sacrificios y  artilugios críticos, de difícil mantenimiento. No creo que los descendientes de los futuros habitantes de Marte evolucionaran para vivir y desarrollarse en la atmosfera de Marte. Los cambios necesarios llevarían varios siglos. Recuerden los 6.000.000 de años que la Naturaleza, a pesar de ser sabia, tardó para que el home habilis evolucionara a home sapiens.

Que nadie piense que estoy en contra de la investigación. Hay que seguir investigando porque, sencillamente, es la llave de nuestro futuro como especie.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 20-05-2021.

La astronomía.

Desde siempre, o desde que, siendo un jovencito, pasaba muchas horas mirando el cielo nocturno, e imaginando, soy  aficionado a leer libros de Astronomía.

Vivía en la huerta y, en  las noches de verano me acostaba, sobre un murete que separaba la terraza de la huerta, mirando el cielo. En el tiempo que hablo, 1940-1945, Murcia era, lógicamente, mucho más pequeña, poco iluminada y los caminos carecían de iluminación. Así que, aunque mi vivienda distaba cinco Km. de la ciudad, la oscuridad era total y las estrellas, unas nítidas y otras titilantes por encontrarse a mayor distancia, se veían con asombrosa claridad.

Recuerdo, como si lo viera en este momento, cuando se desprendía una estrella, la trayectoria que marcaba  en su caía hacia la Tierra y el ruido, sí, se oía cuando se rompía en añicos.

Imaginen a un jovencito, con la imaginación  impoluta de maldades, empleada en su totalidad a imaginar sobre las cosas del cielo. De zagalón, me compré mi primera enciclopedia, con doce tomos. Uno de ellos era de ‘Astronomía’ con fotos en blanco y negro y otro, lo recuerdo, ‘La antigua Mesopotamia’. Qué gozada!!

La lectura de otro fantástico libro, y gran libro de Astronomía ‘Cosmos’ de CarlSagan me atropelló, me partió por la mitad, y me aficionó, para  siempre, a la lectura de libros de Astronomía. Aunque el libro, para muchos, era un libro de ciencia-ficción el paso de los años ha visto cumplirse la mayoría, por no decir todas, las teorías de CarlSagan que fue un genio imaginando. Imaginó, lo escribió y acertó. Lo mismo le ocurrió a Einstein, lo imaginó, lo comprobó, lo escribió y asombró al mundo. Y no son los únicos.

Después  he ‘tragado’ muchos. El último, Fábulas y Astronomía, lo terminé ayer, escrito por Higino, no el segundo Papa después de San Pedro,  sino un esclavo de origen español llevado a Roma por César en el año 45. Fue bibliotecario de Augusto.

Los romanos como conquistadores no tenían competidor. Eran conquistadores natos. A los habitantes de los territorios conquistados los hacían esclavos que luego vendían a otros ejércitos  que marchaban detrás de ellos. Se daba la circunstancia que muchos de los esclavos eran más cultos que ellos y  Higino fue uno de ellos.  Como ven, sin pretenderlo me salgo del guion.

Uno de los libros leídos recientemente ‘Extraterrestre’  fue una delicia de lectura por cuanto incita la imaginación. Trata de la visión del astrónomo que operaba el telescopio más potente del mundo instalado en Hawái. Vio un objeto ‘diferente’ orbitando el Sol. El objeto fue visible durante 11 días y fue grabado todo el tiempo que fue visible.

Después de dos años de estudiar la grabación  y ‘discusiones entre científicos de todas las especialidades’, por una serie de consideraciones, la más importante que manejaron, para mí, es que el ‘objeto raro’ orbitando el sol no se veía influenciado por la atracción de la gravedad del sol indicando que  disponía de energía de propulsión propia. Que un ‘objeto diferente’  con tamaño  de dos campos de futbol sea visto con energía propia a 150.000.000 Km. de la Tierra no hay quien piense que es un pedrusco  vagando libremente y sin rumbo. Piensa que el objeto raro lo ha construido la mano de alguien que habita en una galaxia existente en algún lugar del Universo.

Recientemente he leído, sobre este mismo tema, que el objeto raro era, al final, un pedrusco en forma de disco muy delgado.

Es palmario que el autor del libro, Avi Lobe, a pesar de ser un científico de campanillas, tenía prisa por escribir el libro o lo hizo sin madurar los datos el tiempo suficiente. Darwin tardó 22 años en publicar sus teorías y no se equivocó y Albert Einstein comprobó sus teorías antes de publicarlas y no se equivocó, Galileo, con un telescopio, el primero que ha existido, diseñado por él, descubrió,  observando la sombra de los montes de la Luna, que la tierra no era el centro del Universo. Esta ‘travesura’ le costó vivir los últimos diez años de su vida en arresto domiciliario a pesar de que no se equivocó.

En un próximo futuro, en vez de estudiar la Nebulosa del Cangrejo que se encuentra muy lejana, 1.344 años luz de la Tierra, voy a dedicar mi tiempo a estudiar Marte y la Luna que por su cercanía, 54,6 millones de Km. para Marte y 384,000 Km. para la Luna, van  a ser colonizadas en los próximos 30 años. Además, en el espacio próximo a La luna, o sobre su  superficie, se va a instalar una estación espacial. ¿Cómo será esta estación espacial? No hay muchos detalles de momento, dicen que se trata de «un complejo de instalaciones de investigación experimental creadas en la superficie y/o en la órbita de la Luna». Además de experimentos científicos, plantean la posibilidad de tener una presencia humana permanente en la Luna a largo plazo. En otras palabras, como la Estación Espacial Internacional actual, pero orbitando la Luna y no la Tierra.

Pasen un hermoso día.

En mi quinta 17-05-2021