Los humanos, los más infelices.

El planeta tierra, desde su formación a partir de nebulosa protosolar hace 4.540 MA, es un tercio del tiempo transcurrido desde el Big Bang, hace 13.700 MA. Es decir, la Tierra apareció 9.180 MA  después del Big Bang. En este periodo de tiempo se han producido una inmensa cantidad de cambios geológicos, su diferenciación en capas, la creación de corteza continental, la movilización de la litosfera por la tectónica de placas, intensos cambios climáticos, la aparición de la vida, su evolución y diversificación e intensos  eventos de extinción.

En mi opinión, en el reino animal, el nuestro, excepto la especie humana,  todas las especies viven de acuerdo con las reglas que ha establecido la Naturaleza y cumpliendo con sus leyes, viven, se reproducen y crecen.

La humana, por ser la especie con capacidad intelectual, necesita un complemento, las Tablas de la Ley. Una ley diferente a las  reglas que ha dispuesto la Naturaleza para el resto de especies tontas.

Todas las especies, todas, que habitamos la Tierra, y esto no lo he inventado yo, en algún momento de la Historia, tuvimos un ancestro común y todos descendemos de él. Los errores en la transmisión en la  copia de ADN a su descendencia dan lugar a nuevas especies. El ADN de la mosca de la fruta es igual, menos un trocito, al ADN de un humano.

La gallina llegó al mundo por un error de ADN en un huevo de Dinosaurio volador (hace 231-243 M de años) y los errores de ADN en los huevos de la gallina son las diferentes especies de gallinas y aves. El huevo fue antes que la gallina, en eso no hay duda, sin huevo no hay gallina, pero el primero fue de Dinosaurio.

A los humanos, desde los más antiguos tiempos, nos han enseñado que el mundo, con todo lo que encierra esta palabra, es la creación de un ser superior y, efectivamente, tiene que ser muy superior para crear el mundo que contemplamos.

Lo que trato de explicar resulta bastante difícil porque difícil es conciliar los avances de la ciencia con la existencia de un ser Superior.

El ser superior que nos enseña el cristianismo es Dios, y lo puedes creer sólo mediante la  Fe. Evidencias no hay.

Necesito que entiendan que, durante toda mi vida, estuve temeroso de Dios, porque  lo confieso, no siempre he cumplido con los diez mandamientos. No debe extrañarles que, ahora, a mis 89 años y cerca de mi Juicio Final, quiera saber y entender mejor, lo que siempre han tratado de enseñarme la vida, la Iglesia y la familia.

A Dios no lo ha visto nadie, ni los que durante siglos  han hablado de su existencia. Moisés, cuando fue llamado por él a la cima del monte Sinaí para entregarle las Tablas de la Ley tampoco lo vio. Sólo pudo ver una mano callosa y  entendió que fuera suya dado el arduo trabajo que tuvo que realizar para crear la Creación.

En ninguno, de los muchos desastres que han ocurrido en el mundo, Dios ha estado. Yo, e imagino que otras personas, me pregunto; porqué tuvo que ahogarse un niño emigrante y su familia,  en las aguas del Mediterráneo, para después depositarlo en la playa, si Dios pudo evitarlo?. Cómo pudo permitirlo y considerarlo justo. Era justo? Sólo el recuerdo de ver a una criatura tan joven, y sin vida, en una solitaria y fría playa me subleva.

En los grandes cataclismos, inundaciones y terremotos mueren miles de personas, devotas y no devotas, y Dios, que puede evitarlo, porque lo puede todo, siempre se encuentra ausente. Y nos quedamos perplejos   sin entender por qué tuvo que ocurrir.

Cuando Dios creó la Tierra, si es que la creó, me pregunto, no sabía que las placas tectónicas que quedaron en su seno, sin control, producirían terremotos, cataclismos etc. que terminarían con la vida de los seres que Él mismo dispuso que vivieran y fueran felices allí, en el mismo lugar que se producen?. Siempre que se crea una vida debe ser para ser feliz conforme las leyes de la Naturaleza. Crear una vida para que sea contraria a esto es un disparate y una crueldad.

Tampoco sabía que las placas tectónicas, en su incontrolado caminar, modificarían la superficie de la Tierra creando Montañas, valles y ríos donde antes Él había decidido que prosperara la vida.

En Alemania, durante años, Hitler gasificó y mató a más  de 6.000.000 de judíos. Alguien puede entender que Dios, durante todo ese tiempo, no tuviera necesidad de terminar con semejante injusticia. Es justo que permitiera semejante disparate? Porqué lo que entendemos los humanos por injusticia, que Él mismo nos enseñó, es completamente diferente  a lo que presenta ante nuestros ojos?  Para qué, entonces, Dios nos enseñó a diferenciar lo justo de lo injusto, lo bueno de lo malo, si Él no la cumple. Mientras esto sucedía el Rabino de turno arengaba a sus feligreses diciéndoles que lo que estaba pasando en Alemania, la culpa era de ellos, Dios los castigaba por falta de fe.

Cuando preguntaron a Mahoma si había visto, en algún momento de su vida larga vida, a Alá   contesto que Alá estaba hecho de luz y cuando lo miraba no podía verlo, le deslumbraba.  Alá es otro Dios que no ha visto nadie.

Dudar de la existencia  de Dios, después de 89 años de vida confiada en su asistencia y amparo,  me hace sentir solo y perdido. Qué sentido tiene la vida de sacrificio que nos impone?. Los seres que nacen y viven según las leyes de la naturaleza no tienen que sacrificarse, nadie les ofrece que, a cambio del sacrificio de pasar hambre durante toda su vida, cuando mueran, tendrán toda la comida del mundo. A nosotros nos han enseñado, desde los primeros días, que cumplamos con las Tablas de la Ley durante toda nuestra vida, para ganar la gloria eterna.  Pueden imaginar, pregunto, a un antepasado nuestro, que alguien le quita su plátano mientras le dice que no se preocupe, que, por este pequeño sacrificio, cuando muera, tendrá una montaña de plátanos?.

Vivimos, y sufrimos, porque lo hacemos al margen de las leyes de la naturaleza y aplicamos las leyes que crearon, hace mucho, mucho tiempo, los hombres.

Los hombres, y no Dios, son los únicos que han pregonado, y siguen pregonando, desde los más remotos tiempos.  Él nunca ha pregonado nada, pero fue aceptado por los hombres que la Tierra era el centro del Universo, a pesar que nació con 9.180 MA de retraso, y que todos los astros giraban a su alrededor. Un hombre, Galileo, demostró lo contrario a la creencia del resto de los hombres. Es una triste historia que demuestra que la ciencia puede corregir los errores del hombre. Galileo, con suerte, fue declarado hereje y encarcelado en su domicilio durante los diez últimos años de su vida. Así de justos, e ignorantes, eran los hombres de aquellos tiempos, los mismos que pregonaban la verdad.

El Naturalista Charles Darwin,  es reconocido por ser el científico más influyente, y  primero, en plantear la evolución biológica a través de la selección natural justificándola en su obra ‘El origen de las Especies’. La evolución mediante selección natural no fue considerada como la explicación primaria del proceso evolutivo hasta los años 1930. ​ Actualmente constituye la base de la síntesis evolutiva moderna. Los descubrimientos científicos de Darwin aún siguen siendo el acta fundacional de la biología como ciencia.

Corrieron ríos de tinta en el seno de la Iglesia y otras organizaciones y muchas las discusiones y denuncias interpuestas contra Darwin. Después de casi un siglo nadie ha podido rebatir, con éxito, las teorías que Darwin publicó en ‘El origen de las Especies’.

Estimado lector, gracias si lo entiende como desahogo.

Tengan un hermoso día.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.