El homo sapiens y nuestro mundo

Es cierto que la ciencia, como tal, no engaña a nadie y siempre nos dice hasta donde ha llegado en cada una de las materias que investiga. Otra cosa es la fe que nosotros ponemos en  ella. Desde siempre existen creencias e historias escritas por personas ‘iluminadas’ que nunca imaginaron que aparecería la ciencia para descubrir la verdad de las cosas. Recuerden cuando se creía que en la Luna habitaban selenitas, (por la titán Selene que personificaba la Luna en la mitología griega), marcianos en Marte y que la Tierra era el centro del Universo, por citar sólo algunas?

La Tierra, desde su formación, hace 4.543 millones de años, se encuentra en permanente evolución y también sus habitantes.

 El período Cretácico que abarca desde hace 144 M de años a 65 M de años atrás, se ha caracterizado por el levantamiento de las grandes cordilleras del Himalaya y los Andes, la aparición de las plantas con flores y la extinción de los grandes mamíferos.

Es, por tanto, en este periodo cuando aparecen la cordillera del Himalaya, 2,500 Km de largo y 250 de ancho con más de cien cimas que superan los 7.000 m. y catorce cimas de más de 8000 metros de altura y creciendo. Tampoco existía el Mar Mediterráneo y el territorio de lo que, ahora, es la provincia de Murcia, era plano. Ahora tiene montañas de 4.015 m. de altitud, como el macizo de Revolcadores, y parte de ella se encuentra hundida en el mar.

Nuestra historia, la del sapiens-sapiens, comienza cuando desaparecen los grandes mamíferos, y ocupamos su lugar en la Tierra. Hay un tiempo en el que aparece el homo habilis. Era un homo, de acuerdo con la paleontología, con ciertas habilidades a pesar de andar a cuatro patas, con las manos y los pies apoyados en el suelo.

Dos millones de años después, sí, la evolución es muy lenta pero no se detiene… aparece el homo erectus. A esta especie pertenece Mary de África o Eva de África, siempre de acuerdo con la  paleontología. Este antepasado caminaba erguido, sólo con los pies. Su facilidad para caminar lo llevó a extenderse por parte del mundo. En algunos países se han encontrado restos de estos primeros caminantes a dos patas y sus descendientes, con el nombre de ‘el hombre de……..’ el lugar donde se encontró.

Dos millones de años después… aparece el homo sapiens, descendiente del homo erectus. Es, por tanto, descendiente de Mary de África y de todas las mujeres contemporáneas de Mary que existían en aquel  tiempo en África.

Los habitantes de la Tierra siguen evolucionando a la velocidad que la Naturaleza ha establecido. Desde siempre, desde que el homo sapiens pobló la tierra, hace 40.000 años, los niños nacían con los ojos cerrados. Yo nací con los ojos cerrados, mis hijos, 1960 y siguientes, nacieron con los ojos abiertos e igual hicieron todos los niños del mundo al tiempo. El mono hormiguero, y todos los monos hormigueros de la Tierra, evolucionó para tener el dedo índice de la mano derecha más largo y poder alimentarse de hormigas con  facilidad e igual hicieron infinidad de aves que conocemos. Recuerden el colibrí con cuerpo y pico, con diferente longitud y forma, adaptado a la flor, especializado para cada clase de flor para alimentarse, sin apenas tener contacto con ella etc. Los individuos, cuando evolucionan, lo hacen en todo el mundo. Cuando la Naturaleza inició la hominización lo hizo en todo el mundo aunque sólo en África prosperara.

Se puede afirmar que los parientes vivos más próximos al ser humano son el chimpancé, el gorila, el orangután y el bonobos. El genoma del homo sapiens demuestra que nuestra especie comparte cerca del 99% con los bonobos y el chimpancé.

La especie humana, de todas maneras, no ha dejado de evolucionar. La movilidad a nivel mundial y la mayor expectativa de vida son, para algunos expertos, síntomas de esta evolución continua.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 10-03-2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.