El Sol y las microondas.

El Sol ​ es una estrella de tipo-G de la secuencia principal y clase de luminosidad V que se encuentra en el centro del sistema solar y constituye la mayor fuente de radiación electromagnética de este, nuestro, sistema planetario.​ 

 La radiación electromagnética con una longitud de onda entre 380 nm y 760 nm (El nanómetro, nm, es la unidad de longitud del Sistema Internacional de Unidades (SI) que equivale a una mil millonésima parte de un metro (1 nm = 10−9 m))  es detectada por el ojo humano y se percibe como luz visible.

Si observan la foto verán todas las frecuencias que el gran generador, el Sol, genera y  llega a nosotros; rayos cósmicos, rayos gamma, rayos X, rayos ultravioleta, luz visible (rayos detectables por el ojo humano), rayos infrarrojos, microondas, uhf, vhf, onda corta, onda media, onda larga y frecuencias extremadamente bajas.

Es fácil observar que hoy, aunque ayer fue mi santo, tengo ganas de líos. En primer lugar, las microondas que genera el sol y llegan hasta nosotros, son mucho, pero mucho más potentes que cualquier artilugio, racional, creado para uso humano. Los rayos ultravioleta (UV), por ejemplo, en verano, por la posición que ocupa la Tierra con respecto al sol, nos queman la piel. Me estoy refiriendo a la polémica surgida, siempre iniciada por personas poco instruidas y habladoras ‘por boca de ganso’, sobre el peligro para nuestra existencia, por el uso de la telefonía móvil.

La telefonía móvil, antes de nacer, fue concebida como una red de poca potencia, corto alcance y mínimo consumo de energía y siempre supeditada a la duración de la batería del teléfono. Poco consumo, poca potencia, poco alcance. Todos estos inconvenientes fueron solucionados con la instalación de células de emisión y recepción de poca potencia y poco alcance pero muy cercanas al teléfono.

Si pone atención al mundo que nos rodea observará que las microondas siempre se encuentran por medio. La televisión, en España, cuanto comenzó a funcionar, lo hizo utilizando   la frecuencia VHF por su mayor alcance y ser la forma más económica de llevar la televisión a mayor número de televidentes. Era una televisión de baja calidad técnica por, entre otras cosas, la cantidad de interferencias que se introducían en la imagen y en el sonido. Con el tiempo, cuando se pudo, se pasó a la frecuencia UHF, de mejor calidad y menor alcance. La cobertura del territorio se realizó mediante repetidores de señal. (Vean en la foto, en qué punto, se encuentran situadas estas frecuencias).

La televisión actual, en HD, funciona en la banda de microondas, ver foto. En las bandas anteriores sería imposible su funcionamiento por la cantidad de información necesaria, por unidad de tiempo, para su propio funcionamiento y la cantidad de información a transmitir.

Todas las emisoras y repetidoras de TV se encuentran permanentemente activas y permanentemente estamos recibiendo en nuestro cuerpo, que hace de antena de sus señales, lo mismo que con la telefonía móvil y de todas las emisoras, de la frecuencia que fuera. Pero estemos tranquilos, las microondas salvo las Gamma, Rayos X y Rayos Uva, son inofensivas.

Cuando encendemos la luz de nuestra vivienda, aunque no lo crea, encendemos un emisor de microondas para que nos ilumine, y contiene todos los colores del arco iris. Si no tuviéramos, frente a nuestros ojos, las frecuencias llamadas visibles  reflejadas por los objetos presentes en la escena  donde nos encontramos no veríamos nada. Los colores los percibimos por las diferentes frecuencias, dentro de las frecuencias visibles, que reflejan los objetos.

Ejemplo, lo que vemos color negro es porque no refleja ninguna frecuencia. Lo que vemos color blanco es porque el reflejo de todas las frecuencias del arco iris, que juntas, producen el color blanco. La parte superior de las nubes, que se componen de micro gotas de agua, cuando las ilumina el sol, cada micro gota se descompone en los colores del arco iris que en su conjunto forman el color blanco y blanco vemos su parte superior aunque en la inferior, a pesar de estar compuestas por las mismas micro gotas las vemos negras.    Si un objeto lo vemos rojo es porque absorbe todas las frecuencias visibles menos la frecuencia visible del rojo y la refleja. La lámpara que nos ilumina, al tiempo, también es emisor de microondas de frecuencia infrarrojas que son las que calientan la lámpara. Las frecuencias visibles no calientan.

Las frecuencias que el mundo científico ha llamado visibles son porque el ojo, el nuestros y el de todos los animales, es un receptor sintonizado a estas frecuencias y capaz de enviarlas a nuestro cerebro para que éste las analice y cree la imagen del objeto que ha reflejado la frecuencia que recibe. Aunque utilicemos gafas, no vemos con los ojos, vemos con el cerebro y a éste sí que es una lástima que no podamos ponerle gafas.

El rango de frecuencias que detectamos son las comprendidas en los colores del arco iris. Cada color lo recibimos a una frecuencia diferente.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 20-03-2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.