Así es la historia.

Pensaba yo, inducido por mis lecturas, que las cosas que cuenta la historia, como historia, siempre eran verdad, pero no, siempre no es verdad.

Siempre he pensado que las personas con historia que abandonaban el lugar que la historia les había asignado y se retiraban a conventos, monasterios o abadías, lo hacían para llevar una vida de meditación, de recogimiento y de arrepentimiento pensando, más que nada, en el castigo divino.

Pero coño, cuando leo que Carlos I y V de Alemania, cuando se retiró al Monasterio de Yute se llevó un sequito de 80 personas, entre maestros cerveceros, cocineros, agricultores, pescadores y maestros de toda índole, solo para servirlo a él, se me quitó la pena del alma que me estuvo desolando durante años pensando como la grandeza de ciertas  personas de la Historia, quedaba diluida entre la humildad y el arrepentimiento al final de sus días.

Sólo añadir que cuando Carlos I y V de Alemania, vino a España, en Alemania no se conocía  el vino, por eso llegó con su séquito, compuesto de maestros cerveceros, cocineros y maestros diversos.

El Monasterio hubo que remodelarlo y habilitar espacio suficiente para semejante servidumbre. He de decir que Carlos, cuando ésto ocurría, ya no era rey, el Rey era su hijo Felipe II, pero vivía como un Rey.  Carlos oía misa desde su dormitorio, sentado en la cama, y desde este lugar entonaba el mea culpa y su arrepentimiento.

Tengan un hermoso día

Dando una vuelta por Marte.

Marte, como saben, se encuentra de moda desde siempre, siempre ha sido observado, primero a simple vista y después con rústicos telescopios y desde hace años con aproximación de telescopios instalados en naves espaciales y han seguido con naves posadas sobre su superficie. Hoy, cuando desperté, aparecieron en mi mente, tengo muchas manías, los huéspedes tecnológicos que han llegado, hace unos días,  a su superficie, una nave espacial y un helicóptero para vuelos domésticos. Así que, esta mañana, antes de salir de la cama, me he dicho, sí, hablo conmigo cuando estoy solo, hoy voy a contar cosas de Marte.

Como he contado en algún relato anterior, la observación del cielo nocturno, con millones de puntos luminosos, es tan espectacular y grandioso que uno, yo sí, se  siente insignificante y enano. Y lo mismo ha ocurrido a los habitantes de la Tierra desde el principio de los tiempos. El cielo, y  tantos puntos brillantes, era un misterio. Entre los millones de puntos brillantes hay uno que destaca sobre los demás, es Marte. Desde hace miles de años, todas las civilizaciones que han existido en la Tierra dirigieron su  mirada el cielo y la visión de Marte siempre ha espoleado su imaginación y el deseo de su conocimiento.

Los primeros pasos de la astronomía, como ciencia, se fundamentaron en la observación sistemática de los movimientos de los astros en general y en la de los planetas en particular. El término ‘planeta’ significa ‘errante’ y se trata de puntos brillantes en el cielo que no seguían el movimiento de resto de estrellas sino que se movían de forma diferente o extraña.

Cuando todavía no había astrónomos para mirar el cielo y el movimiento de las estrellas, había mirones maravillándose, por maravillarse, sin entender lo que veían. Cuando, por fin, aparecieron los astrónomos y durante siglos, estuvieron observando cada vez más minuciosamente la posición de los planetas con el objeto de encontrar un modelo del universo que fuera capaz de explicar el movimiento de los planetas.

Todas las civilizaciones desarrollaron modelos basados en la observación directa del cielo y en todos ellos Marte ocupaba un lugar destacado. Los primeros modelos de los que ha quedado constancia se componían de un sistema de esferas concéntricas con la Tierra situada en el centro del Universo. Estos modelos geocéntricos no se ajustaban a las observaciones ni eran capaces de explicar el movimiento de algunos planetas que, como Marte, describían en ciertos periodos del año.

Esta situación que, seguro, les parecerá una tontería, para los astrónomos se convirtió en un quebradero de cabeza y trataron de encajar los movimientos de los planetas utilizando esferas y círculos al considerar que eran los únicos adecuados para describir el movimiento de los astros. Los modelos geocéntricos sufrieron sucesivas modificaciones hasta que en el siglo II d. C. se propuso un modelo que utilizaba un complicado sistema de círculos dentro de otros círculos denominados epiciclos y este modelo, con ligeras modificaciones, se mantuvo vigente durante 15 siglos a pesar de no encajar  totalmente con las observaciones.

Las observaciones minuciosas del planeta Marte fueron decisivas y condujeron, a lo largo del siglo XVI a las sucesivas propuestas de dos soluciones que resultaron definitivas. La primera propuesta fue la adopción del modelo heliocéntrico que situaba al Sol en el centro del Universo. La segunda fue la adopción de la trayectoria elíptica  para encajar el movimiento de los planetas con el sol. La Tierra, y con ella el ser humano, abandonaba para siempre el centro del Universo y todo ello gracias a las observaciones visuales, recopiladas durante siglos del planeta rojo.

Poco tiempo después, como no podemos estar quietos, apareció el Telescopio y gracias a él Marte se convirtió en un disco rojizo lleno de interrogantes. Marte se había convertido, con ayuda del telescopio en un planeta hermano y posiblemente habitado y la humanidad volvía a proyectar sus fantasías.

A comienzo del siglo XX, como no podemos estar quietos, los avances en la construcción de telescopios más potentes permitieron observar, con un detalle sin precedentes, la superficie de Marte. Con todo, a pesar de utilizar telescopios más avanzados, se creyó ver una estructura que parecían canales artificiales construidos por una avanzada civilización marciana. Se creyó que eran canales de riego construidos con el propósito de regar otras zonas.

La imaginaria civilización de Marte dio lugar a una serie de novelas, programas de radio y películas de ciencia ficción y Marte se mostraba al mundo como un planeta cuyos habitantes  aunque eran más feos, poseían una inteligencia muy superior a la humana.

En los años sesenta del siglo XX el primer sobrevuelo realizado con éxito  por una nave espacial nos envió unas imágenes de un planeta inhóspito y árido, plagado de cráteres, sin océanos, vegetación, canales o civilización avanzada.

El estudio de Marte es tan interesante e intrigante que daría para escribir más de mil páginas pero lo voy a dejar aquí, en lo mejor, para no hacer tan largo el relato. Termino con los llamativos  datos de las estructuras volcánicas únicas; el gigantesco Alba Mons con un tamaño en su base de 2.000 por 3.000 metros y 6,8 Km de altura y el Olympus Mons con una altura de 23 Km y un diámetro en la base de 600 Km.

No sean incrédulos, aunque nadie ha estado allí para medirlos, se puede hacer  desde una nave  orbitando el planeta mediante telemetría.  

Dentro de pocos años imagino a los primeros turistas, cámara mediante, fotografiando a estas otras rarezas. Se estima que los primeros en viajar a Marte ya han nacido.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 03-05-2021

La escritura y la tecnología.

Recuerdan Vds., cuando todo, pero todo, se hacía a mano?, si todo. La palabra ‘automático’ todavía no se había inventado. Lo automático, que todo sea automático, me produce  cierta inutilidad.

Antes de avanzar con el relato, un par de ejemplos; antes mi escritos los hacía con letra cursiva, todas las letras del mismo estilo, misma altura y muy ordenado.  Ahora, lo poco que escribo a mano, pasados unos minutos no lo puedo entender. Aunque los movimientos de la mano son, aparentemente, los mismos que hacía antes, porque escribir no se olvida, ahora, las letras se apiñan entre ellas y no lo puedo entender.

Las operaciones matemáticas que lo normal era realizarlas manualmente, con lápiz y papel, porque se podía borrar y utilizar el mismo lugar para seguir operando y, además, era un ejercicio que me gustaba, ahora, desde que llegó el teléfono móvil, se me han olvidado.

Nuestros contactos telefónicos que antes recordabamos con facilidad, desde que apareció el móvil, sin el móvil, no recordamos el número telefónico de nadie.

Para los habitantes del Mundo, cuando apareció la escritura, también apareció la lectura y fue una revolución que no sospecharon en aquel momento, cuando pocos sabían escribir y leer. Lo mismo ha ocurrido nosotros, los actuales, cuando aparecieron el ordenador e Internet. Al principio a todos nos daba repelús, y muchas dudas, de aquella milagrosa máquina y ahora, que les voy a decir, lo usamos los grandes y  chicos para todo, y lo que vendrá.

Cuando, como ahora, estoy delante del teclado del ordenador, en el teclado veo el alfabeto que los fenicios inventaron hace 6.000 años y fue el comienzo de la historia escrita de la Humanidad. Toda la historia anterior a la escritura, que es mucha, es la prehistoria.

El mismo teclado, la distribución o colocación de las letras, no es una casualidad, tiene su historia. Cuando apareció la máquina de escribir se podía escribir más rápido que a mano pero tenía un problema: al aumentar la velocidad de pulsación las varillas que contenían las letras chocaban unas con otras y se atascaban. En el tiempo de pulsar y retirar se podía pulsar otra tecla contigua y ralentizaba la escritura. Se solucionó cambiando algunas letras de lugar y dio origen al teclado QWERTY llamado así por ser éstas las primeras letras con las que comienza la primera línea de teclas.

Cuando los ordenadores aparecieron, que serían los continuadores de la máquina de escribir, para no confundir a los usuarios, era más sencillo dotar a los ordenadores con la configuración del teclado  de la máquina de escribir, que los usuarios ya conocían, que diseñar otro totalmente distinto. Ahora no había limitaciones de ningún tipo.

Tengan un hermoso día.

En mi quinta 26-04-2021

La melatonina y la meteorología.

Si alguien le dice que está harto de no comer Vd. entiende, sin dudarlo, que tiene más hambre que el perro de un titiritero. Si yo le digo que estoy harto de no ver el sol es, fácilmente entendible, tengo hambre de sol.

Esta acción tan normal y cotidiana hace meses que es imposible, ¡qué harto estoy!, llevamos meses con nubes, borrascas, bajas presiones y lluvias. Lo más curioso es que la lluvia, si llueve, es siempre de ‘chichinabo’ porque llover, lo que se dice llover, nunca llueve de verdad.

Ya he contado infinidad de veces lo inútil que me siento los días sin sol, es como si llevara plomo en los bolsillos.

Ahora sí, voy a contar, como pueda, ‘algo’ de la melatonina, la hormona del sueño y mil cosas más. Su producción es estimulada por la luz y la oscuridad. Durante la noche, la oscuridad incita al sueño por aumento de la melatonina y al amanecer, al aparecer la luz, la melatonina se reduce causando el despertar.

La Naturaleza es fantástica y lo tiene todo previsto pero nunca pudo suponer que su hijo predilecto pudiera alargar el día según su capricho. Las gallinas, y demás aves, son las únicas que siguen las directrices de la Naturaleza.

El dormir bien  aporta más energía, mejora el estado de ánimo y te permite un mejor desenvolvimiento. Aumenta tus capacidades de planificación, análisis, memoria, concentración y atención. Previniendo el estrés, la ansiedad, el cansancio, el insomnio, la fatiga y los dolores de cabeza durante el día.

Por todo este lio, los días sin sol y con poca luz me entristecen, los siento sin gracia, tengo mal humor, las flores son menos bonitas y hasta mis amigos, siempre simpáticos y oportunos, los siento antipáticos.

Los días ‘encapotados’, casi oscuros, con nubes tan densas que apenas dejan pasar la luz del sol, me siento como las personas que le han hecho ‘mal de ojo’, tristón y con los ojos llorosos, parecidos a los de una oveja degollada.

Por el contrario, los días de sol espléndido, soy feliz mirando lo que mire, y puedo pasar horas felices  contemplando el devenir de pájaros, avispas, abejas, mariposas y saltamontes porque, con mi ánimo alto, todo me hace sentir vivo.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 22-04-2021

Días de silencio.

Los sábados y domingos, en mi casa, se caracterizan por ser días silenciosos. El ruido, si se hace alguno, lo hago yo. Claro, también tiene algún inconveniente, no tengo con quien hablar, reír, discutir, renegar ni enfadar. Y así es todo, como en los rebaños, las mansas por las que topan.

Menos mal que tenemos Internet con todos los diarios, revistas y otras fuentes, todas con una intemerata de temas, a nuestra disposición todas las hora del día y las Redes Sociales, con sus dimes y diretes, para no sentirnos totalmente desamparados.

Los libros, incluidos los electrónicos, junto con la música, son compañeros espirituales  inseparables, de sábados y domingos. La diferencia que existe entre un largo sábado o un sábado corto es un libro que consiga conectarse contigo, o mejor, tú con él, y sentirte actor de su historia. Cuando ello ocurre jamás se te olvidará la historia que has vivido en él.

No es frecuente pero me ocurre alguna vez, que un libro de un Premio Nobel que la crítica lo sube a los cielos  por maravilloso, comienzo su lectura y me canso, no conecto con él, no me centro. Después de llevar muchas páginas sin encontrar ‘la sustancia necesaria’ lo abandono. Varios días después, con el ánimo de reconciliarme con él, lo vuelvo a intentar, porque en el fondo me preocupa, pienso que no sé ‘filtrar’ y quedarme con la esencia contenida en su lectura. Si obtengo el mismo resultado vuelvo a cerrar el libro y esta vez para siempre.

Hace algún tiempo estuve con Cleopatra, última reina de Egipto, con Ptolomeo XIII, marido y hermano de diez años de edad, porque casarse con un hermano era requisito imprescindible para ser reina de Egipto, y con Julio Cesar. Navegué en sus barcos y por orden de Julio Cesar, en el mismo puerto de Alejandría, les prendimos fuego, ardieron ellos y los almacenes del puerto. El fuego, por el fuerte viento reinante, se fue expandiendo por la ciudad  quemando lo que encontraba a su paso incluida su impresionante Biblioteca. Nunca olvidaré ésta historia porque, desde el libro, participé en las decisiones de Julio Cesar.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 18-04-2021

La melatonina.

Conocéis, por las veces que lo he repetido, que los días sin sol me entristecen. Llevamos muchos días con tiempo desapacible, el tiempo más se parece a enero y febrero que a abril. Hoy, por fin, el sol hace acto de presencia  y mi estado de ánimo ha mejorado.

Quería contarles cómo el sol y la luz contralan mi estado de ánimo pero lo voy a posponer para el próximo día que no aparezca el sol.

Es una pena que no entienda de política con la cantidad de temas que circulan, hoy, por los periódicos. Como soy ‘bastante mirón’, aunque no entienda el sentido de las cosas, he mirado varios diarios y sí, los temas son parecidos en todos ellos pero el desarrollo y el sentido de la noticia es diferente. Otra pena más porque al final, después de leer en varios diarios la misma noticia tengo que recurrir ‘a mi sentido de las cosas’.

Cuando leí la primera historia seria de la Guerra de España, pensando que le historia es la que es y no puede ser de otra manera, me reorienté en un sentido y con ese sentido en mente caminé por la vida. Mucho tiempo después apreció en mis manos otra historia de la Guerra de España que, y tengo que decirlo, no se parecen en nada, ni en la estimación de muertos de cada bando. Lo único que sí sé es que uno de mis hermanos murió en ella aunque me falte, todavía, la razón de su muerte.

No termino de entender, lo digo por las informaciones que hoy publica la prensa en relación con las próximas elecciones en la Comunidad de Madrid, cómo la ‘misma cosa’ sirve para un debate tan diferente entre un partido en el poder y otro que, él mismo, se supone mejor para los madrileños.

Como hoy el día es espléndido, cuando entró el primer rayo por la ventana, decidí ‘hoy voy a tomar el sol’.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 16-04-2021

Antes de la escritura.

Los fenicios, 2.000 años a. de C. inventaron el alfabeto, nos enseñaron el arte de la alfarería, el cuidado de la vid, la producción de vino, la aparición del cerdo ibérico y la  fundación de la ciudad de Cádiz entre los siglos XIII y  XII  a. C  la más antigua de Europa.

Antes del invento del alfabeto las historias eran contadas y, como tal, cada autor contaba la historia como le parecía, modificando o añadiendo, más o menos contenido. Cuando apareció la escritura la historia era la que era y nadie podía modificarla.

Aunque ahora nos parezca una rareza no saber leer ni escribir, los humanos que ha poblado  la Tierra han vivido 35-40.000 años sin saber escribir, ni leer, una carta de amor.

Ahora somos en el mudo 8.000.000.000 de habitantes y superaremos los 12,4 millones en 2.100, cuando J.C andaba por el mundo había 200.000.000 de habitantes y calculo que cuando se inventó el alfabeto, 2000 años antes de J.C, habría 100.000.000.

Al imaginar un  mundo sin que nadie supiera escribir ni leer y se abren muchas interrogaciones pensando, más que nada, en nuestro actual modo de vida y los requisitos, necesarios para identificarnos, ante quien lo requiera, quien somos, quien fueron nuestros antepasado y nuestro lugar de nacimiento.

Primero había que aprender a escribir para conocer las letras que, a falta de máquina, imagino, todas eran cursivas y diferentes en apariencia, para a continuación iniciarse en la lectura.

Una de las maravillas de la vida es observar como el hombre, el nosotros de ahora y el de todas las épocas, siempre ha encontrado el modo de mejorar su existencia. Hace 6.000 años, cuatro días, no existía la rueda y si nos ponemos las gafas de ver, nos llevaremos las manos a la cabeza, viendo en que momento de nuevos desarrollos nos encontramos y siempre con la sensación de que estamos comenzando.

La necesidad de dejar de consumir petróleo por razón de  contaminación atmosférica y subida de temperatura de la Tierra, a pesar de ser, prácticamente, la única energía disponible ha espoleado al hombre a encontrar sustituto. El CO2, criticado hasta la saciedad por el efecto invernadero que produce, a pesar de ser imprescindible para la agricultura y el mundo vegetal, va a resultar ser el sustituto del petróleo. Había  que encontrar una energía no contaminante que siguiera, sin interrupciones, moviendo el mundo y el hombre lo encontró  con tiempo para  desarrollar la tecnología necesaria para su uso antes del fin del petróleo.

Antes de que las telecomunicaciones colapsaran, en tiempos de las comunicaciones analógicas, cuando la banda ancha no podía cumplir la necesidad de velocidad y cantidad de información a transmitir, ni podían desarrollarse nuevos servicios, como la telefonía móvil, el hombre desarrolla la transmisión digital y un lenguaje  de ‘ceros y unos codificados’ que hicieron posible que por el mismo enlace pudieran transmitirse miles de comunicaciones al tiempo y cambió para siempre el concepto de banda ancha por velocidad, y el byte, y el megabyte por segundo.

Otro ejemplo, por increíble que pueda parecer, es el desarrollo de vacunas en tan corto periodo de tiempo.  La viruela tardó en tener una vacuna 5 siglos. La peste, con 200 millones de muertes a lo largo de la historia, aun no tiene vacuna autorizada. Fiebre tifoidea dispone de vacuna, se tardaron 34 años en conseguirla. Fiebre amarilla a causado epidemias mortales durante más de 500 años y tuvo una vacuna eficaz en el año 1937. La gripe llevó décadas de investigación y en 1945 se aprobó la primera vacuna.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 14-4-2021

Fin del petroleo

Por lo que leo ‘por ahí’ el petróleo se está terminando. No se me asusten, el que queda es el que existe pendiente dentro de los yacimientos. Ya no se hacen más prospecciones por más de una razón. La primera, es muy difícil encontrar petróleo a una profundidad razonable, aunque siempre es muy profundo. La segunda es el transporte desde los yacimientos, que siempre seria en lugares remotos con dificultades de transporte por nieve o zonas montañosas de difícil acceso. La tercera, tenemos que dejar de consumir petróleo, no podemos seguir contaminando la Tierra.

En nuestra civilización lo que importa es el crecimiento económico. Lo que tengamos que destruir para conseguirlo importa poco.

Al principio de la era industrial le energía la obteníamos del carbón. El petróleo, que la Naturaleza tardó millones de años en crear,  cuando se comenzó a usar como energía, sustituyó al carbón y lo humanos lo gastamos en los últimos 100 años.

Como ven, somos muy derrochones. El petróleo es fuente de energía, materia indispensable para la industria y importante fuente de trabajo para la humanidad. Que levante el dedo el que su actividad no se encuentre, en algún punto de su trayectoria, ligado a la energía del petróleo. Casi todos tenemos coche.

Fíjese, la plaga del picudo rojo de las palmeras, por mencionar una, que terminará con las palmeras existentes en España, llegó de los países árabes  en barcos consumiendo petróleo. El corona virus lo han distribuido los aviones, que consumen derivados del petróleo, por el mundo entero en un plis-plas. La enorme actividad que se desarrolla en múltiples disciplinas para combatir estas plagas  no es necesario mencionar.

El petróleo se termina, aunque se tarden años, prueba de ello es que las petroleras han suspendido las prospecciones y  los países productores de petróleo están diversificando sus inversiones en áreas de negocios que nada tienen que ver con el petróleo. Pero es que, además, tenemos que dejar de consumir petróleo si queremos salvar el mundo de la destrucción.

Antes de llegar al final de la era del petróleo tenemos que encontrar una fuente de energía, no contaminante, que lo reemplace para poder seguir manteniendo la actividad del mundo. La energía del petróleo nos ha inducido, desde el principio, a construir un mundo insostenible.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 09-04-2021

Los libros.

Llevo varios días sin picar una tecla por desorganización mental. Voy a dedicarme a leer historias de una única materia para poder reorientar mi afición a la lectura y escritura.

Hubo una época de estrecheces que leía revistas, sin importar la materia que trataba. Las revistas perduran en el tiempo y siempre encontraba revistas económicas. Recuerdo las revistas de moda, especialmente las de los años de declive económico, en las que su mayor empeño era invitarnos a remozar o modernizar, ropas que ya teníamos en el  armario de temporadas anteriores. Todo menos invertir, lo que no teníamos, en nuevas vestimentas.

Una revista, americana, que recuerdo con agrado es Mecánica Popular, cosa de chicos, de mis primeros años de juventud. Aquella revista me hizo soñar en muchas cosas que en España, por aquel entonces, era impensable. Otra revista memorable, ahora en mi memoria, era Selecciones.

Cuando dejé de ser un jovenzuelo mis  necesidades cambian y mis lecturas son variadas, todo me interesa aunque sea imposible.

Hace unos instantes he terminado la lectura del libro ‘El gozo de escribir’, es interesante y  entretenido y me ánima a escribir y disfrutar siguiendo una serie de criterios  aparentemente sencillos.

Este libro lo comencé a leer después de terminar otro, ‘El infinito en un junco’. Trata de la invención del libro en el mundo antiguo. Inventados hace cinco mil años, en realidad los antepasados de los libros de ahora, eran tablillas de barro.

Conseguían una superficie para escribir modelando pequeñas masas de arcilla de unos veinte centímetros de longitud, con forma rectangular y aplanada. Desarrollaron un estilo de escritura a base de hendiduras de punzón en la arcilla blanda.

La mayoría de las tablillas que los arqueólogos han rescatado se conservan porque ardieron en las llamas de un incendio igual que  en un horno de alfarero, haciéndolas más fuertes.

Papiro

‘El infinito de un junco’ se refiere a que el junco se utilizó como papiro, papel, en los antiguos escritos. Puede imaginar, sin impresoras, máquinas de escribir, imprenta, etc. Todos los libros eran copias de copias y todos contenían errores producidos durante el proceso de copiar, de copia, que, a veces, había que volver a copiar del original porque la copia, en muchos casos, no tenía nada que ver con el original.

‘El infinito en un junco’ comencé a leerlo cuando terminé de leer ‘El fin de todo’. Interesante libro de Astronomía para los amantes del fascinante mundo exterior. No es, aunque por el título pueda parecer, un libro de ciencia ficción, es ciencia pura y dura. El mundo comenzó su caminar hace muchos siglos y en algún momento, tranquilos que a nosotros no nos toca, tiene que terminar, esta es la cuestión.

Pasen un hermoso día.

En mi quinta 04-04-2021

El oro que vendrá

Dentro de poco tiempo los enamorados, que siempre existirán, regalarán a su enamorada lingotes de hierro y objetos varios que serán más caros y distintivos de buen gusto y poderío económico, que los de oro. El oro, vamos a tener tal cantidad que todo será de oro y ordinario.

La mente humana, la ciencia, la tecnología son un trio que convenientemente combinados pueden ser terribles. Que les parece si les digo que se han puesto, juntos, a mirar el firmamento a través del Telescopio Espacial Hubble que nos muestra una imagen del 16 Psyche, el asteroide de 225 kilómetros de ancho descubierto entre Marte y Júpiter por Annibale de Gasparis el 17 de marzo de 1852, más nítida y precisa que nunca.

El 16 Psyche está compuesto de platino, hierro, níquel y oro, y según la NASA su valor monetario teniendo en cuenta los metales que contiene podría alcanzar los 10.000.000.000.000.000.000 (10.000 cuatrillones) de dólares, superando el valor de la economía mundial antes de la pandemia del coronavirus (142 billones de dólares). No tengo ni una pizca de matemático pero estoy seguro que a este cálculo le sobran ceros.

16 Psyche

Ahora toca poner la imaginación en marcha. Suponiendo, porque hay que suponer, que en el estudio sobre el asteroide 16 Psyche, que está a 470 millones de kilómetros de la Tierra,  hubiera habitantes no podrían hacer puentes o edificios como los que conocemos. El oro, tiene infinidad de aplicaciones, no solo para fabricar joyas y medallas. También en electrónica, fabricación de motores etc. y forma parte de las reservas e inversiones económicas de los países.

A pesar de ser un metal muy pesado, más de 19 Kg. por litro, es  muy blando. Es difícil imaginar la reja de una ventana de mi vivienda de oro porque no sería segura. Este pensamiento surge porque, cuando dentro de unos años, transporten todo ese oro, desde el 16 Psyche, a la Tierra el oro será más económico que el acero.

Si en la Tierra hubiera ocurrido lo mismo, que todo lo metálico hubiera sido  oro, no tendríamos puentes de cientos de metros de largo ni edificios como el Bur Khalifa de 828 mt. de altura, el más alto del mundo.

A lo mejor la mente humana, que no para, hubiera descubierto la forma, mediante mezcla de alguna materia, para que el oro se transformara en material muy fuerte, como ocurre con el hierro, que mezclado con carbón se transforma en acero.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 30-03-2021.

Los pájaros.

Hoy me encuentro tan sin saber en qué pegar, y me ocurre con bastante frecuencia, que voy a relatar una historia de mi juventud. Después de nuestra guerra, jovenzuelo y con mucha hambre, una de mis aficiones, y tenía otras, para poder comer, era la caza de pájaros.

Practicaba diferentes técnicas. Una, la que menos me gustaba, era la caza nocturna que  se  realizaba apoyando una red en un árbol que se suponía dormitorio de pájaros  y dando golpes por el lado opuesto todos los pájaros que estuvieran en árbol volaban hacia el lado opuesto a los golpes , que era donde  se encontraba la red y allí quedaban.

Otra técnica mucho más emocionante, aunque menos rentable, era con una red tendida en los rastrojos que quedan al segar el trigo, disimulada con paja. Un pájaro atado en el centro de la red hacía de cebo y la red se cerraba, a distancia, tirando de una cuerda. Este sistema tenía la ventaja que los pájaros que atrapábamos no se lesionaban y los más bonitos podíamos cambiarlos por otros entre colegas.

No hay duda que esta historia la mantengo con fuerza en el recuerdo. Siempre he pensado que tendría que hacer algo no para reparar, porque no se puede, el daño causado a los pájaros en aquella lejana y superada época, pero si para mejorar, hasta donde sea posible, la vida actual de estos seres tan necesarios para la agricultura y también para nosotros con la eliminación de insectos.

Hace unos años quise hacer algo pero me resultó difícil  materializarlo, me encontraba con otras prioridades y no fue posible. Ahora que todo el tiempo lo tengo para mí, el pasado año, pensando que las calabazas me podían servir para la construcción de nidos, que es una de las mayores dificultades, sembré calabazas de la clase ‘del misionero’. Se les llama así porque sirven para transportar agua  y es muy útil y fácil  para caminantes empedernidos, como los misioneros.

Hoy, de aquellas calabazas, transformadas en nidos, he instalado 36 que ya cuelgan de varios árboles. Este año voy a sembrar más calabazas, de variadas clases, para tener un buen repertorio, y cantidad, susceptibles de transformar en nidos. Si funciona como espero, al próximo año construiré ‘La ciudad de los pájaros’, inspirada en una antiquísima ciudad de más de 6.000 años llamada ‘Los Millares’ que se encuentra en la provincia de Almería, con más de 500 nidos.

El de Los Millares es un asentamiento prehistorico de la Edad del Cobre (3200-2200 a. C), formado por el poblado y su necrópolis con una extensión de 6 y 13 hectáreas respectivamente. Investigadores y científicos demostraron en el año 2020 que Los Millares fue la primera ciudad establecida de toda la península ibérica hace más de 5000 años. ​ Además, está considerado por científicos e historiadores como uno de los más importantes asentamientos de esta cultura en Europa y en el mundo. ​ Está situado en el municipio de Santa Fe de Mondújar en la provincia de Almería, se localiza sobre un gran espolón amesetado que forman el río Andarax y la rambla de Huéchar, donde se construyó un poblado con cuatro líneas de muralla, una necrópolis formada por unas 80 tumbas colectivas y una doble línea de fortines que controlan visualmente los accesos a todo el conjunto arqueológico.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 24-03-2021

En www: blog de pepe arnau