Fin de semana.

En mi casa, los días de fin de semana se distinguen del resto de días por el silencio. Los sábados y domingos aquí no habla ni se mueve nadie. Es más, mis perros que son inaguantables todos los días, por sus pataletas,  los días de fin de semana lo pasan tumbados en el mejor lugar para este menester y en silencio. Y digo yo, no será que ellos también están deseosos del fin de semana y lo aprovechan para descansar y poner sus cosas en orden?

Para que creen Vds. que se inventó el descanso de fin de semana. Cuando se creó el Mundo, Dios no descansó. Lo del descanso semanal es un moderno invento que a todos nos gusta. Yo he conocido tiempos en que el sábado y domingo eran laborables con los mismos derechos que un lunes, sí, soy mayor, y no pasaba nada. Recuerdo que, de jovencito, trabajaba de forma regular y natural siete días a la semana, de sol a sol, y cobraba 6 pesetas diarias, un euro de ahora y mucho antes se pagaba con sal y se inventó la palabra salario. Ya digo, soy mayor.

Tampoco había otra cosa mejor que hacer. Todas las cosas que ahora usamos, como si siempre hubieran existido, no existían. Piense un momento, si puede, que no tenemos teléfono móvil ni fijo,  televisión, radio, coche, RR.SS para enviar besos y abrazos por doquier, etc. Mi primera bicicleta la compré, con mi dinero, 995 pesetas, cuando tenía 16 años y nunca fui tan feliz como aquel día. Estuve todo el día pedaleando, dando vueltas, sin bajar de mi bicicleta. Fue un deseo, muy deseado, cumplido con mi esfuerzo personal, por eso me hacía tan feliz.

De lo que nos ocurre ahora, ni mil quinientos millones de palabras, Vds. lo conocen mejor que yo.

Tengan un hermoso día

En mi Quita 3-10-2021

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.