Antes de finalizar abril.

Este relato, que intenté realizarlo a primero de mes, lo dejé ‘para después’ pensando que mejoraría el tiempo. Mas que nada por no comentar de lo mismo que comenté el mes de abril del pasado año que, como recordarán, me despaché con todo lujo de detalles.

Pero, como saben, cómo no lo van a saber sin son tan sufridores como yo, la capacidad de sufrir y tolerar desgracias, sin rebelarse, tiene un límite.

Este año, igual que el pasado, tenemos, de forma permanente, overbooking de borrascas, bajas presiones y nubes más que nada para asegurarnos, no sin maldad, días de lluvia, nieve, frio y tiempo desapacible.

¿Cómo transitamos por estos días?… en casa apoyados en un radiador activo, ojeando revistas y no leer, mirar televisión y sólo ver anuncios y también discutir, por tonterías, con las personas cercanas. Como digo, son días negros y de mal genio y no es consolador pensar que este estado es igual para todo el mundo.

Ayer, por ejemplo, y ocurre muchos días, en el Congreso de los Diputados, templaron gaitas muchos diputados, discutieron, casi se tiran de los pelos e incluso alguno pidió la cabeza de una ministra. Visto en la distancia, como el tema no era importante, se deduce, con facilidad, que la causa principal del alboroto fue la lluvia, la nieve y la borrasca sostenida durante tantos días. Ya le digo.

Tengan un hermoso día.

En mi Quinta 28-04-2022

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.