Como un limón.

Tengo la cabeza como un limón exprimido. Pueden imaginar…..estoy varios días, muchos, tomando cubatas de frenadol alternando con otros de aspirina. Los llamo cubatas porque los preparo  en un vaso tubo o flauta. Sí, lo sé, es una rareza, pero que quieren que les diga, me gusta así. Y no crean que el vaso no tiene influencia gustativa, y de placer, en lo que bebemos, sino, todos los vasos serian iguales. Imagine, si puede, tomar champán  en un vaso bajito o gran reserva, tinto,  en uno de tubo.

Si nos fijamos, cuando se descorcha una botella de champán, ahora cava, de inmediato se forman burbujas, en un proceso donde las más pequeñas se van engrosando en otras mayores. Es un fenómeno que debe continuar en una copa alta, que es donde debe terminar su ‘maduración’.

El vino tinto necesita oxigenarse para completar su maduración y la copa deber ser ancha

Ahora, con permiso, me voy a salir del guión y voy a maginar. Sí, exacto, es lo que están pensando. Lo sé porque todos somos iguales, a todos se nos quita el dolor de cabeza con aspirina, mas iguales imposible. El recuerdo del champan y sus burbujas siempre nos transportan a momentos idílicos, es lo que me ha ocurrido.

Pasen un hermoso día

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.